69815932_124146738933709_7079420054562930688_o.jpg

Vota por ti, vota por mí, vota por todos

Los días de elecciones llegaban sonrientes a sus casas, con su traje dominguero, con su cédula plastificada en la mano y el dedo índice pintado de rojo luego de elegir a sus representantes. La fiesta de la democracia era eso, una fiesta. El orgullo de votar por un representante de tus ideales y tu sueño de país.

Luis Jaramillo, de Planeta Rica – Córdoba aún recuerda en una mezcla de nostalgia y risas la primera vez que votó. Ya ni recuerda por quien lo hizo, pero en su memoria están aquellos años 70´s en los que le tocaba pedir la papeleta roja o azul, conservadora o liberal, para depositarla en una urna y luego sumergir el dedo índice en un tarro con tinta oscura, quedando marcado hasta por varios días como un votante.

“Todos nosotros, en ese momento jóvenes, chicaneábamos con nuestro dedo pintado, mediamos a quien lo marcó más la tinta y no nos importaba que nos durara hasta una semana, pero ajá había que votar y hacerlo nos enorgullecía”, contó don Luis.

Votar es un derecho político fundamental en una democracia representativa como la colombiana. Elegir a nuestros representantes y ser elegidos, es un privilegio del que hoy gozamos y que ha superado diferentes acontecimientos y circunstancias a lo largo de la historia.

En nuestro país votamos desde 1810, de una manera excluyente sólo ejercían el derecho los hombres, además, sólo los hombres ricos, los que sabía leer y escribir. No existían garantías, los escrutinios eran realizados por los mismos gobiernos y sólo hasta el año 1956 se expidió la cédula de Carola Correa la primera mujer que pudo votar en nuestro país.

Claro está, que el ejercicio de la participación no se limita exclusivamente a la acción de sufragio, como ciudadanos deberíamos dar el tiempo suficiente al estudio y análisis de los candidatos, el involucramiento de los asuntos públicos y el control social.

Jaime Zúñiga de Tolú – Sucre, argumenta que lo importante no sólo es votar, sino saber hacerlo; “Yo voté por primera vez cuando cumplí lo que en ese momento era la mayoría de edad, 21 años, fui al lugar donde me correspondía, lo hice con miedo, era un acontecimiento muy importante en mi vida que no sabía bien cómo lo iba hacer, Eran los tiempos del Frente Nacional, recuerdo que salí con mi dedo “pintao” para la casa” y con una sensación extraña pero satisfactoria.  

No sólo hay que salir a votar, hay que cualificar el voto, discutirlo, analizarlo y reflexionarlo, pero además hay que comprender que nuestra responsabilidad va más allá de ello, por consiguiente, debemos participar en la construcción de los planes sectoriales, planes de desarrollo, ser parte en diferentes comités y espacios donde podamos tomar decisiones a favor del bien colectivo.

En Suma, la responsabilidad de los ciudadanos es salir a votar, tomar la elección sin presiones externas, sustentada exclusivamente en el análisis de los Programas de gobierno, un voto responsable es un granito de arena para consolidar la democracia en nuestro país.

 


Caucasia, Antioquia

Colombia, Carrera

12 N. 20C - 57, Piso 3

Teléfono: 839 2967

Celular: 310 469 1141

Email: fodc@edatel.net.co

© Todos los derechos reservados: Sistemas y Comunicaciones FODC.

Consulta nuestra política de Tratamiento de Datos en www.fodc.org.co/tratamiento